Menú superior

      

El Baltimore de The Wire (2 de 5)

El Baltimore de The Wire (2 de 5)
Puntúa el artículo

The wire segunda temporada

No estaría muy desencaminado si dijera que la segunda temporada es la mejor de The Wire. El entramado sindicato-político-policial es de un calibre directamente proporcional a la genialidad con la que está contado. Es fácil ver paralelismos con la vida real, por eso adoro esta serie. Sentir asco, repugnancia, compasión, amor o ternura es como escuchar el saxo de John Coltrane, que te entra sin que te des cuenta. Y todo eso sin salir de Baltimore.

¡Cuidado, Spoiler! A partir de aquí se cuentan algunos secretos sobre la serie

Con McNulty degradado a patrullero de agua, el comisario Cedric Daniels en el depósito de objetos perdidos y Avon Barksdale en la cárcel, el foco principal se desplaza hacía el puerto. Allí, la serie nos narra como también la gente de clase obrera se corrompe. Un grupo de estibadores, liderados por Frank Sobotka, acostumbra a quedarse con parte del cargamento que llega al puerto de Baltimore para luego venderlo de estraperlo. Estos “extravíos” de mercancía se magnifican cuando en uno de los contenedores aparecen  los cuerpos sin vida de varias chicas. Sobotka y su hijo Ziggy dibujan el retrato de la ambición, pero también de la perdición. Son la imagen del pobre que nunca dejará de serlo. En el otro extremo, el Griego se revela como el intocable que siempre morirá matando. De manera paralela, asistimos a los tejemanejes de Stringer Bell que capitanea ahora los ejércitos de un Barksdale entre rejas. La guinda del pastel la pone Omar Little, cuya muerte y resurrección a manos de Brother Mouzone (excepcional personaje) da un giro copernicano en una madeja perfectamente hilvanada. Todo ello con una banda sonora cantada por Tom Waits.

 Los Muelles.- 

Es un personaje más de la segunda temporada. Seagirt Marine Terminal es un puerto gigante, el lugar donde los Sobotkas y el resto del sindicato de estibadores trabajan y hacen sus chanchullos. Según la descripción de la propia empresa que gestiona la terminal “fue inaugurada  en 1990, y cuenta con lo último en equipos y sistemas de manipulación de la carga. Destrás de su diseño de alta tecnología se esconde un principio simple: mantener la carga en movimiento”. Aunque de vez en cuando se “extravie” algún contenedor.


Ver mapa más grande

Chris y Frank Sobotka, The Wire

Nick y Frank Sobotka, sobrino y tío unidos por los trapicheos en los muelles

Mcnulty se la pega

Frustrado y borracho, McNulty atraviesa O’Donnell Street. Es de noche y pasa por debajo de un paso elevado mientras escucha a los Pogues. Una curva cerrada y demasiado alcohol hacen que choque contra uno de los pilares.  Intenta no recrear la escena, podría ser peligroso.

McNulty se estrella

 

Un tanatorio como lugar de reunión.-

Encarcelado Barksdale y desmantelado el bar tapadera donde se reunía la banda, Stringer Bell tiene que buscar un nuevo lugar donde asentar el negocio. ¿Y qué lugar mejor que un tanatorio? El Carlton C Douglas Funeral Services es el lugar elegido. Un negocio discreto y que todo el mundo quiere evitar en pleno West Baltimore.


Ver mapa más grande

El Cementerio.- 

En una serie de policías y delincuentes que tiene 5 temporadas es normal que el cementerio salga varias veces. Y no sólo para enterrar a personajes sino también como lugar de reunión o para invocar los recuerdos. Pero es en esta segunda temporada donde tiene, a mi parecer, un papel más simbólico al ser el lugar donde reposarán los restos de uno de los fugaces protagonistas de la serie. Hasta aquí puedo leer.


Ver mapa más grande

Los Griegos.-

Al sur del puerto, el territorio lo dominan los Griegos. Aquí está el Little Johnny (en la serie The Greek’s Diner) una especie de bar que sirve de sede para las reuniones y los trapicheos de Spiros y Vondas, el Griego, con los estibadores. Por la noche por esta zona hay que tener cuidadín.


Ver mapa más grande

Puerto de Philadelphia.-

No, no vamos a largarnos de Baltimore. Ni siquiera nos alejaremos del puerto pero lo que en la serie aparece como el puerto de Philadelphia en realidad es una parte de este gran muelle de Baltimore. La zona que recibe el nombre de Bethlemem-Fairfield Shipyard fue utilizada para que Sergei, con ayuda de Spiros, mutilara cabeza y pies a un turco después de confesar.


Ver mapa más grande

Iglesia de San Casimiro.-

La Iglesia de San Casimiro es un templo parroquial de la archidiócesis católica del barrio de Canton en Baltimore. En la serie es el refugio de los polácos que buscan la redención de sus fechorías. Policías y estibadores coinciden en el templo y rivalizan por adornar la iglesia con vitrales policromadas.


Ver mapa más grande

Hotel Intercontinental.-

…Y cuando todo está a punto para cazar a la banda del Griego, llega la decepción, la realidad. Escondidos en el Hotel Intercontinental de Baltimore, Spiros y Vondas consiguen zafarse de la policía y emprender un nuevo rumbo hacía otros paisajes criminales.


Ver mapa más grande

Locus Point.-

Es el barrio de los Sobotka, donde se grabaron una buena cantidad de secuencias de la película. En este barrio de casas pequeñas viven Nick y su tío Frank. En él también encontramos un Silo gigantesco que los estibadores no pudieron evitar que se convirtiera en un edificio de apartamentos de lujo.


Ver mapa más grande

Fort McHenry.-

Y muy cerca encontramos Fort MacHenry, uno de los lugare clave en la serie. Aquí Vondas recibe el chivatazo que lo pone en alerta de que la policía de Baltirmore ha cursado una orden de busqueda y captura. Lo tienen localizado y van a por él. Después, simplemente arrojó su teléfono y se dio a la fuga. Buenas vistas.


Ver mapa más grande

Embarcadero de Canton.-

La segunda temporada comienza con McNulty defenestrado y enviado a patrullar por agua. Aunque no durará mucho tiempo, es el justo para que podamos ver el embarcadero de Canton en el que McNulty atraca junto con su compañero de patrulla la lancha que utilizan para recorrer las aguas de Baltimore.


View Larger Map

McNulty, The Wire

McNulty apatrullando por el mar.

,

Deja un comentario