La historia de Black Sabbath

historia de black sabbath

Si hay un grupo de rock que se haya sobrepuesto a los infortunios para llegar a lo más alto, ese es Black Sabbath. Conozco al grupo desde que tenía 15 años, me sé muchas de sus canciones, sus punteos y hasta la respiraciones de Ozzy en esos silencios tan brillantes que crea Bill Ward con su batería. Pero desconocía muchos de los obstáculos que han tenido que salvar, sobre todo Tony Iommi, para que hoy día podamos disfrutar de sus canciones, para que su trabajo fuera realmente valorado y, sobre todo, para seguir existiendo como grupo de rock (¿o deberíamos decir de heavy?).

libro sobre la historia de black sabbath, cesar muela, libros rock

El libro Black Sabbath, escrito por César Muela y editado por Redbook Ediciones cuenta todas esas vicisitudes como un thriller en el que más que llegar al final, importa cómo salir del embrollo en el que se ve metido el protagonista. El texto se lee de un tirón, engancha lo que narra y también cómo lo narra. César Muela escribe de manera sencilla y pulcra, sin rodeos y al grano, consiguiendo de Black Sabbath un libro que se bebe, con una estructura muy fácil de asimilar y con datos muy seleccionados y perfectamente digeribles.

A través de cada uno de sus discos, el libro va desgranando la historia de este grupo surgido de la escena industrial de Birmighan a finales de los 60. Integrado por Tony Iommi a la guitarra, Ozzy Osbourne a la voz, Bill Ward a la batería y Geeze Butler al bajo, consiguieron salir adelante a base de tesón, ingenio y voluntad. Nunca lo tuvieron fácil, de hecho, el libro podría haber tenido el subtítulo “como hemos llegado hasta aquí”.

La historia de Black Sabbath comienza con el accidente de Iommi en la fábrica de Birminghan, Inglaterra, donde trabajaba, y cómo esa circunstancia, y la voluntad de Tony por seguir tocando la guitarra a pesar de haber perdido la falange de dedos, crea el sonido tan característico de la banda. Sus inicios como banda de blues y rock les llevan por otros derroteros y encuentran en la manera de tocar de Iommi y las letras Butler el camino para hacerse en hueco en una escena complicada en la que Led Zeppelin o los Beatles marcaban la senda. El nombre del grupo, Black Sabbath, las canciones y la portada de su primer disco consiguen transmitir una imagen sombría y diabólica que los puso en boca de todos. Su segundo trabajo “Paranoid” los ascendió de manera fulgurante.

César Muela escribe de manera sencilla y pulcra, sin rodeos y al grano, consiguiendo de Black Sabbath un libro que se bebe, con una estructura muy fácil de asimilar y con datos muy seleccionados y perfectamente digeribles.

Desde entonces, su carrera ha sido una montaña rusa que se ha visto en envuelta en mil y un problemas para bordar 50 años de historia y 19 discos de estudio. Una historia en la que siempre ha tirado del carro Tony Iommi, eterno guitarrista de la banda, que ha hecho una y mil piruetas para que el grupo siguiera existiendo y, así, dar rienda a su talento con más o menos fortuna.

Una senda jalonada por historias tremendas como el abandono de sus managers que les dejan directamente en la bancarrota y sin poder disponer de los derechos sobre sus canciones; de la salida de Ozzy y el inicio de su carrera en solitario; de las idas y venidas de Ronnie James Dio; o de caer en el ostracismo del negocio musical. Pero no sólo son penas, la historia de Black Sabbath está llena de ingenio, de humor y de anécdotas fruto de una vida larga y sustancial.

su carrera ha sido una montaña rusa que se ha visto en envuelta en mil y un problemas para bordar 50 años de historia y 19 discos de estudio

La banda que creó el heavy metal, una de las más influyentes e icónicas del mundo llevaba su propio camello cuando iban de gira; se gastaban bromas unos a otros hasta el punto de que alguno acabó, fruto de esas bufonadas, con quemaduras de tercer grado; o creó toda una estética alrededor de su nombre, incluido el famoso signo de los cuernos santo y seña del heavy.

Este libro es la historia del surgimiento de un estilo que aún hoy pervive. Pero también es el testimonio del legado que Black Sabbath deja en otras bandas como Pantera, Iron Maiden o Judas Priest (cuyo vocalista, por cierto, Rob Haldford cantó en Black Sabbath)

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here