Menú superior

      

Vicio y Amor caminan por la misma acera en Las Vegas (1 de 3)

Cojo mi cuaderno de notas y busco impaciente dónde comenzó mi historia en Las Vegas. Paso las páginas pero no consigo dar con la historia, está escondida como si no quisiera ser vuelta a leer o pretendiera no ser descubierta. Por fin doy con ella, los girones del bolígrafo negro están tatuados a tramos por manchas de café. En la parte inferior de la primera página hay pegada una carta de Poker con una señora de aspecto asiático enseñando las tetas. Reproduzco aquí la primera frase que escribí a mi llegada a Las Vegas: “He visto parejas que se aman o que se besan, no sabría diferenciar, jóvenes en busca de diversión sin rubor, tragaperras que hacen literalmente honor a su nombre, luz, y sombras que no se ven. Camino por el Strip y me cruzo con viciosos que han derrochado lo que no tenían y con personas que han encontrado el amor impúdico. Todos tenemos un hueco en este valle en el que nadie se cruza de acera”.

Las Vegas es consumismo sin control, gasto sin freno, diversión con billetera. Pero no es una ciudad sin moral ni educación como muchos quieren dar a entender. Os puedo asegurar que las camareras y las bailarinas la tienen. El viaje desde Page, en Arizona, hasta Las Vegas (Nevada) dura unas 5 horas. Hasta Hurracaine City practicamente no hay nada salvo el Lake Powell. Desde la ciudad huracanada, el paisaje se transforma y cuando se coge la interestatal I15 las orillas de la carretera se vuelven rocosas. Cada vez las formaciones son más  difíciles y hermosas. El camino discurre literalmente entre montañas haciendo la ruta muy atractiva, con vistas inesperadas y envolventes. Suena el Nebraska de Springsteen.

Llegar a Las Vegas fue frío. No encontré, mientras penetraba en la capital del pecado, nada de romántico.  No llegué a ver el desierto de Nevada, ni escenas peliculeras rodearon mi arribo a Las Vegas. No había nada fantasioso, fruto de la imaginación. No, todo era real.  Esperaba conducir un descapotable rojo por una carretera infinita, rodeado de cactus gigantes en medio de arena marrón, el mismo color de los nuevos uniformes de los Marines. Y en la radio: Simpathy for the Devil, de los Rolling Stones. En aquella llanura sólo había sitio para pequeños montículos con tahúres enterrados, junto a tramposos, cadaveres exquisitos y tesoros que algún magnate con ganas de juego sepultó bajo tierra hace años.

No llegué con esta fanfarria a Las Vegas. Todo lo contrario… Iba montado en un Ford Scort azul en el que sonaba Lynyrd Skinnyrd, conduciendo por una autovía con incontables carriles y rodeado de terrreno llano salpicado por alguna que otra gasolinera y árboles frondosos. Así hasta llegar a un suburbio, prólogo de la metrópoli que nunca duerme. Solares deslabazados y grandes almacenes con toldos de colores chillones nos dieron la bienvenida mientras negros y chicanos pedían inutilmente en los semáforos. Bienvenido a Las Vegas.

Las Vegas no es sórdida, su color no llega al negro y se queda en el añil, el color del blues. La literatura o el cine prefierieron otros escenarios como Chicago o New York,  para tramas mezquinas, indecentes, sucias y miserables.

Quizá sólo la mítica “Leaving Las Vegas”, de Mike Figgis reuna alguna de las facetas más características del cine negro, pero la humanidad de Sera (Elisabeth Sue) y el desahuciado Ben Sanderson (Nicolas Cage) la destiñen. I thought I move out to Las Vegas. Y de fondo la banda sonora del propio Figgis y de Sting. ¡Bestial!.

Enciende la luz, bienvenido a la Fabulosa Las Vegas.

, , , , , , , , , , , , ,

6 Responses to Vicio y Amor caminan por la misma acera en Las Vegas (1 de 3)

  1. maria 12 Febrero, 2012 at 22:00 #

    Excelente! Quiero más.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - 30 Enero, 2012

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Cojo mi cuaderno de notas y busco impaciente dónde comenzó mi historia en Las Vegas. Paso las páginas pero no consigo dar con la historia, está escondida como si no quisiera ser vuelta a leer o pretendiera no ser descubierta……

  2. Cronica de un viaje a Las Vegas, la capital de vicio y el amor —Viajes, Rock, Fotos Viajes, Rock y Fotos - 2 Febrero, 2012

    […] Vicio y Amor caminan por la misma acera en Las Vegas (1 de 3) […]

  3. Los blogs como nuevos medios de comunicación - 5 Febrero, 2013

    […] Si hablamos de viajes, es igual de creíble y veraz la crónica que yo he escrito sobre las Las Vegas que la que pueda publicar, por ejemplo La […]

  4. Vicio y Amor caminan por la misma acera en Las Vegas (2 de 3) - 26 Diciembre, 2013

    […] Lee Vicio y Amor caminan por la misma acera en Las Vegas (1 de 3) […]

  5. Los blogs como nuevos medios de comunicación - 26 Diciembre, 2013

    […] Si hablamos de viajes, es igual de creíble y veraz la crónica que yo he escrito sobre las Las Vegas que la que pueda publicar, por ejemplo La […]

Deja un comentario

Todos los derechos reservados