Río Mekong, Vietnam
La vida fluye (nunca mejor dicho) en el Mekong

Río arriba todo parece más fácil pero vivir en el Mekong no es tarea para cobardes. Este torrente que llega desde el Tibet hasta el Mar de la China riega la vida de millones de personas cuya única esperanza es cultivar la tierra y pescar en las aguas turbias y cenagosas de la joya del Sudeste Asíatico. Casi todo lo bueno que Vietnam y Camboya tienen se lo deben al Mekong. Lo malo lo dejamos para otra ocasión. La vida es más rústica, más pobre y más aislada en el Delta, pero también más auténtica. Aquí todos saben cuál es su papel y cómo deben desempeñarlo.

Río Mekong, Vietnam
Todo transcurre en el agua.

Cruzar el Mekong es como un viaje sin final. Una ruta por territorio incómodo pero amable. Un rincón del siglo pasado en nuestro mundo.

Río Mekong, Vietnam
Esperando desembarcar del ferry que recorre el Mekong

Aguas que riegan, río arriba, tierras camboyanas. Las mismas que hace unos 1.000 años ocuparon reyes-dioses embargados por la religión, la locura y, sobre todo el poder, pero que nos dejaron legados sin los que el mundo no tendría motivos para seguir girando. Angkor es el perfecto ejemplo del paraíso en la tierra. Injustamente no está considerada una de las 7 maravillas del mundo, aunque los lugareños se apresuran en adjudicarle el octavo puesto en este exclusivo ránking. En Angkor, el que va no vuelve. Quiero decir que el que lo visita nunca vuelve a ser el mismo. Es imposible que tanta belleza y tanta espiritualidad en medio de la selva no tenga efectos secundarios en un ser humano.

Angkor Wat, Camboya
Angkor Wat, Camboya

Hay que visitar Angkor, las sensaciones no se pueden contar, sólo vivir. El viajero que lo prueba no vuelve a ser el mismo, os lo aseguro.

Niña en Angkor, Camboya
Niña en Angkor. La pobreza por estas tierras es una lacra

Salud.

12 de agosto de 2010

Siem Riap (Camboya)

El Mekong, la vida entre Vietnam y Camboya
Puntúa el artículo

3 Comentarios

  1. Magistral, como todas las entradas del viaje. Especialmente la ultima frase impactante, y mas cuando uno mira al mismo tiempo la foto de la niña. La mente de los que nos quedamos viaja con el viajero que nos cuenta. Eres nuestros ojos! Salud y Rockandroll!

  2. Acabo de descubrir tu blog y me ha encantado. Tanto las fotos como el contenido. Enhorabuena.
    Me hago seguidor y te seguiré la pista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here