The Wire ¿la mejor serie de televisión?

Anoche terminé de ver la serie The Wire. Sólo puedo decir que estoy fascinado. Ya sabía que pasaría a formar parte de la historia de la televisión, pero visto el último episodio, creo que es la mejor serie que se ha escrito. Y lo siento por Los Soprano, pero creo que The Wire ocupa el número uno. Para los que no lo sepan, The Wire es una serie que consta de 5 temporadas y que ha sido creada por David Simon. Está rodada en Baltimore, Maryland, cuna de Frank Zappa, Mama Cass Elliot, Edgar Allan Poe o John Watters, y es un retrato tan crudo como real de la sociedad moderna de Estados Unidos. Policías, delincuentes, narcotraficantes, profesores, alumnos, camellos, drogadictos, etc  sólo sirven de excusa para contar un drama que transciende las calles de Baltimore. Es una gran novela, un perfil a lo Dickens en el que los buenos son capaces de actuar de mala manera y los malos se portan bien, a veces.

Me fascina la historia, el intramundo que refleja y del que sólo conocemos lo que sobresale, pero también me alucina la fotografía de la serie, algo que la ha hecho aún más grande. Su iluminación y composición son sobresalientes. Me fascinaba tanto la estética, que a veces tenía que rebobinar para enterarme de lo que habían dicho los personajes porque la confluencia de escenarios y personajes atraía toda mi atención. Esta es la razón de que The Wire ocupe espacio en este blog. Es una serie cuidada hasta el más mínimo detalle. Si la comparamos, por ejemplo con CSI vemos imporantes diferencias,  y no sólo por la temática o la estructura de los capítulos. Mientras en CSI nunca se utilizan focales intermedias, de 18 mm o de 75 mm, en The Wire hay total libertad para escoger las lentes que mejor se adapten a lo que van a contar. CSI es colorida y efectista, The Wire es parca como la vida misma, apagada y sólo a veces brillante en sentido luminoso. Pero la iluminación es quizá lo que más diferencia a esta serie de la televisión convencional. No hay miedo por dejar a una persona en la sombra o por iluminar sólo levemente las siluetas. El aspecto es totalmente real. Si los personajes entran en una habitación y hay luz dura, ellos también la tienen. Si el fluorescente da un tono verdoso, pues verdoso. Es habitual ver el contraste producido entre una iluminación dura y un movimiento suave de las cámaras, en su mayoría utilizadas a hombro y con muy poco trabajo de grúa.

Es una gran novela, un perfil a lo Dickens en el que los buenos son capaces de actuar de mala manera y los malos se portan bien, a veces.

En la mayoría de las escenas callejeras se utilizan softboxes en un ligero picado sobre los personajes.  Uno de los directores de fotografía, Rusell Fine, es admirador de Gordon Willis, director de fotografía de El Padrino, quien precisamente utiliza esta técnica de iluminación en la obra maestra de Francis Ford Coppola. Este tipo de luz es real, muy orgánica y perfectamente difusa. En las secuencias en interiores mezclan de manera muy equilibrada softboxes con la luz natural de ventanas o puertas. No sólo aporta belleza estética sino que es más fácil moverse cuando no tienes que desplazar numerosos y pesados focos.

Aunque este estilo de iluminar comenzó en los 70 con El Padrino, ya antes se habían hecho algunos intentos en escenas sueltas del cine negro o del cine de postguerra de Anthony Mann.

Esto es lo que hace grande a The Wire, cómo historia y técnica visual se combinan a la perfección.  Esto es lo que transforma un producto televisivo en una obra de arte.

Este video hace un completo análisis por la estética visual y otros aspectos cinematográficos de la serie The Wire. Merece la pena echarle un vistazo y aprender de él. 

Estos son los directores de fotografía de The Wire: 

The Wire, la mejor fotografía de la televisión
4.4 (88.57%) 14 votes

7 Comentarios

  1. ¿Es mejor que A 2 metros bajo tierra? Para mi la que mejor historia tiene de todas las series que he visto hasta ahora. The Wire vi la primera temporada y no terminaba de engancharme

    • Hazme caso, The Wire es la mejor con diferencia. Sus guiones son increibles y su imagen cautivadora. Ahora, si te digo que es normal que los primeros capítulos nos parezcan algo cutre pero , como las buenas novelas, luego va creciendo y engulléndote.

      Un abrazo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here