Menú superior

      

Évora, donde los hipsters aman a Pessoa (aunque no lo hayan leído)

Castañas asadas, Praça do Giraldo, Évora

Castañas asadas en la praça do Giraldo

Alguien me comentó que a Évora la llamaban la “mini Roma”. Hombre, yo no diría tanto pero lo cierto es que la ciudad portuguesa tiene uno de los cascos antiguos mejor conservados de Europa y, lo que es aún mejor, guarda sus esencias casi intactas. Si sólo pudiera visitar 3 ciudades de Portugal a lo largo de mi vida (cosa que no ha sucedido y ya es imposible que suceda) serían Lisboa, Oporto y Évora. Elevada sobre una colina en pleno Alentejo, ha sabido mantener un pasado intacto mientras el futuro se va colando por sus rendijas.

Pessoa, Portugal, Évora

Todo el mundo ama a Pessoa, aunque no lo han leido

Por las estrechas calles de Évora recorremos unos pocos de metros y retrocedemos cientos de años en el tiempo. Calles blancas y albero contrastan con el azul de los azulejos artesanales que pueblan los interiores de palacios, quintas e iglesias. Zizaguean y en pleno otoño huelen a castaña asada al tiempo que se empiezan a ver los primeros capotes para combatir el frío.

Decía José Saramago: “Porque Évora es sobre todo un estado de ánimo, ese estado de ánimo que, a lo largo de su historia, a menudo defiende su lugar en el pasado sin negar en el presente el espacio propio, como si, con la misma mirada intensa que requieren sus horizontes, a si misma se hubiera contemplado y por tanto comprendido que sólo hay una forma de asegurar la perpetuidad de sobrevivir a la precariedad de la existencia humana y de sus obras: mantener el hilo de la historia y, sujetarla con firmeza hacia el futuro . Évora está viva porque sus raíces están vivas “.

fútbol en Portugal, Évora

Todos los portugueses llevan un futbolista dentro, menos mal que no todos son Ronaldos

Es incontrolable ese halo poético que sobrevuela la ciudad, aquí los hipster leen a Pessoa y escuchan a A Jigsaw. Quizá se debe a una historia llena de desdén. La mayoría de los monumentos de Évora datan de los siglos XIV, XV y XVI cuando era la preferida para la dinastía reinante. La Universidad fue la última de esas obras para la ciudad favorita del reino. Luego cayó en el olvido. España y Portugal se separan y los monarcas portugueses eligen como favorita a Lisboa.

Gallo de Portugal

Típico gallo portugués

Évora, como casi todo el Alentejo cayó en el olvido más absoluto hasta convertirse en una de las más atrasadas de toda Europa. Casi todos se fueron de la región y pocos triunfaron. Uno de ellos fue Vasco de Gama que encontró la vía marítima a la India tras rodear el cabo de Buena Esperanza. A lo mejor habría que buscar aquí la razón por la que muchas de estas ciudades portuguesas, incluida Évora han quedado fijas en el tiempo. Es como si alguien hubiera pulsado el pause para que el viajero disfrute de una ciudad que se muestra sin atavismos y que conserva buena parte de aquellas iglesias, palacios, conventos y plazas con historia.

Praça do giraldo de Évora.

Aprovechando el sol del otoño en Giraldo

Praça do Giraldo.- 

En este lugar quemaron públicamente a decenas de víctimas de la Inquisición en el siglo XVI, ejecutaron en 1483 al duque de Bragança, Fernando, y tuvieron lugar tensos debates sobre la reforma agraria en la década de los 70. Hoy sigue siendo el centro neurálgico de Évora pero en este caso para pasear, tomar café o gozar del sol. De la plaza de Giraldo salen las sinuosas calles que conforman el barrio judio, auténtico atractivo turístico de la ciudad, y con razón. Atentos a los recovecos que forman las preciosas casas con balcones y las arcos moriscos que las coronan.

Catedral de Évora

Además de arrumacos, desde lo alto de la catedral hay una bonitas vistas de Évora.

La Sé.- 

Subiendo una de esas calles de la parte judia, repleta de tiendas de regalos y artesanía que rebosan de objetos hechos de corcho, tras doblar la esquina te encuentras con la encuentras de golpe. La Sé (Catedral) es un claro ejemplo del medievo cristiano. Se empezó a construir sólo 20 años después de que los árabes fueran expulsados de Portugal. Se tardó tantísimo en terminar que comenzó siendo románica y acabó con interminables giros góticos.

Templo romano en Évora, Tempo de Diana de Évora

Un pedazo de Roma en Portugal.

Templo Romano.-

Es uno de los monumentos romanos mejor conservados de Portugal y probablemente de toda la Península Ibérica, con permiso de Mérida. Fue construido hace más de 2.000 años y hay discrepancias en que estuviera dedicado a Diana, a pesar de que en Évora es conocido como el Templo de Diana. Algunos piensa que tal vez se hizo en honor de Julio Cesar. Al parecer ha llegado hasta nuestros días con tal grado de dignidad porque durante la Edad Media se tapió para formar una pequeña fortaleza, y más tarde se utilizó como matadero municipal. Hasta finales del siglo XIX no se volvió a dejar al descubierto.

Posada dos Loios, Évora

Loios, para sentirse honorable por un día

Pousada dos Loios.- 

Este antiguo convento con un elegante claustro gótico está declarado monumento nacional. En 1965 pasó a ser una pousada, un alojamiento de alta alcurnia en Portugal. Loios es un buen lugar para pasear mientras fingimos ser unos potentados acaudalados del Alentejo.

Universidad de Évora, Portugal

Azulejos azules hasta en la Universidad.

Universidad de Evora.- 

Los hermosos azulejos adornan el pasillo que lleva a las aulas y oficinas de la Universidad de Evora. Dentro de él se respira la entrega a la literatura y a la historia. A pesar de que tiene más de 6 siglos de historia, desde que los jesuitas la fundaran en 1559, en realidad es en 1973 cuando retoma la actividad académica. El marqués de Pombal ordenó su cierre tras la expulsión de los jesuitas en el siglo XVII, permanenciendo clausurado hasta 1973.

Capilla de los huesos de Évora

“Nosotros, los huesos que aquí estamos, a los vuestros esperamos”

Capela dos Ossos.- 

“Nosotros, los huesos que aquí estamos, a los vuestros esperamos”. Este es, podríamos decir, el eslogan que reza en el frontispicio de la Capela dos Ossos (Capilla de los Huesos) de Évora. Construida como recordartorio de la muerte por los franciscanos en el siglo XVII, el recinto se utilizaba para meditar sobre la condición humana. Esta salita con las paredas cubiertas por huesos y calaveras de unas 5.000 personas para algunos representa una imagen macabra, para otros artística. En cualquier caso, es fascinante.

Siricaia, postre portugués

Dulce típico de Portugal, la Siricaia

Restaurante A Choupana.- 

Para comer bien y barato tenéis el Snack bar-restaurante A Chopuana junto a la plaza de Giraldo que además es muy frecuentado por los lugareños. Medias raciones por 6 euros que sobran para una persona y que van acompañadas, todas, por patatas y ensalada. Buen bacalao y carnes. Cuidado con los entrantes, 3€ por plato y te ponen 3 nada más llegar. Si no los quieres pide que te los retiren, sino te los cobrarán.

, ,

3 Responses to Évora, donde los hipsters aman a Pessoa (aunque no lo hayan leído)

  1. alejandra castro 27 Noviembre, 2013 at 10:54 #

    gracias por compartir esta entrada, dan ganas de visitar esta ciudad, Portugal que bella es un abrazo viajero ale de viajarcuesteloquecueste

  2. We are roamers 28 Noviembre, 2013 at 12:46 #

    Nos hemos quedado con ganas de ver las vistas que hay desde lo alto de la catedral!, tendremos que visitarla 🙂
    blog.weareroamers.com

  3. Sonia 30 Noviembre, 2013 at 18:10 #

    Pues tiene muy buena pinta Évora, no conocía la ciudad (de hecho sólo conozco Lisboa de Portugal) pero tengo ganas de planificar un viaje con tiempo por Portugal y esta ciudad será de parada obligada. Me encantan estos lugares que conservan rincones anclados en el pasado. Es como si viajar te permitiera no solamente conocer otra geografía sinó también un poco de otro tiempo. 🙂

Deja un comentario

Todos los derechos reservados