Menú superior

      

Halong, la bahía de los sueños (3 de 3)

Y ahora viene la mejor parte del viaje a Halong, la bahía de los sueñoslo más sorprendente y también lo más acojonante. En un día vivimos sensaciones extremas, desde la satisfacción del deber cumplido que un corredor de maratón tiene al llegar a la meta hasta el miedo a la absoluta fiereza e improvisación de los fenómenos naturales.

Panorámica de la isla de CatBa, Halong, Vietnam

Después de contemplar el amanecer a bordo de un barco en las tranquilas aguas turquesa del Golfo de Tonkín, rodeados por formaciones kársticas, el barco se dirige hacia el muelle de la isla de CatBa.

Parada de autobús en la isla de CatBa, Halong, VietnamFormada por 366 islotes que suman una superficie de 20.000 hectáreas, CatBa presume de preciosos paisajes de montes boscosos, manglares costeros, lagos y cascadas de agua dulce. En la isla hay una ciudad con unos 15.000 habitantes que ha pasado de ser un pueblo de pescadores a convertirse en un centro turístico para extranjeros pero también para los propios vietnamitas. Pero todo es un gran Parque Nacional en el que conviven 21 especies de aves, varías decenas de tipos de reptiles y 28 especies de mamíferos, entre ellos gatos monteses, jabalíes, puerco espines, monos (el langur, en peligro de extinción), ciervos y gibones. Es Reserva de la Biosfera reconocida por la UNESCO desde 2004 y en ella se puede prácticar hiking, submarinismo, senderismo, trekking, ciclismo, etc.

Atravesando inundaciones en CatBa, Halong, VietnamDesde el muelle hasta la zona más boscosa hay unos 20 kilómetros. La lluvia, constante en esta parte del mundo, inundó un buen trayecto de la carretera que dificultó nuestra movilidad por la isla. El autobús no pudo continuar y tuvimos que seguir en barca. Luego, otro bus nos recogió en la parte seca y nos llevó marcha atrás (porque no había espacio para dar la vuelta) durante 10 kilómetros.

La carretera inundada en la isla de CatBa, Halong, VietnamPracticar hiking en CatBa es duro. Para el que no lo sepa, el Hiking es como el senderismo pero con un poco de escalada. Hay que estar medianamente en forma para aguantar una hora de subida y otra de bajada a través del barro. Hay que escalar por escaleras herrumbosas y destruidas por el tiempo, apoyándote en piedras húmedas y sostenido por lianas que cuelgan de los árboles.

Practicando Hiking en la isla de CatBa, Halong, VietnamNo solo hay que estar medianamente preparado físicamente sino también llevar un calzado adecuado. Si es demasiado duro podemos elegir entre dar un paseo en bici por otra zona, hacer senderismo o incluso practicar algo de submarinismo.

Practicando Hiking en la isla de CatBa, Halong, VietnamLa experiencia es enriquecedora, sobre todo cuando llegas al final y vislumbras casi toda la isla desde la cima de la montaña. Sientes la satisfacción del trabajo bien hecho.

Vistas desde lo alto de la isla de CatBa, Halong, VietnamUna vez abajo, la comida normalmente se hace en de los hoteles de la ciudad. Después, se emprende camino a la playa de Monkey Island. No vimos ningún mono, sólo queríamos darnos un baño. La Monkey Island es un acantilado rocoso que cuenta con la mejor playa de la zona. Arena fina y agua templada para aliviar la tensión del hiking.

Playa Monkey Island en Halong, VientamYa refrescados hay que poner rumbo a otra isla, en este caso en una barca de “principios de siglo”.

En barca por la bahía de Halong, VietnamEmbarcamos rumbo a otro de los momentos cumbre del viaje:  los “bungalows”. Al elegir la excursión por la bahía de Halong, decidimos cambiar el hotel-torre en la ciudad de CatBa, feísimo por cierto, por unos bungalows-cabañas en la playa. Eso sí, sin la posibilidad de poder verlos impresos en fotografías o en algún folleto, lo cual en Vietnam es una aventura. Pero cuál fue nuestra sorpresa cuando Vietnam nos sorprendió con esto…..

Bungalows en la bahía de Halong, VietnamEs un sitio mágico, único, no se me ocurren calificativos. Una vez allí llegamos a emocionamos. Nos poníamos a pensar y no podíamos ser más privilegiados: estábamos en Vietnam ( un país rico en cultura), en la bahía de Halong (entre los 3 lugares más bellos del mundo), en una pequeña isla (una playa paradisíaca), y alojados en un bungalow. Lo teníamos todo.
Cala en la Bahía de Halong, VietnamTras un cálido recibimiento tomamos posesión de los bungalows. Construidos en madera el techo se componía de restos de palmeras secas y la cama era un simple colchón en el suelo.

Bungalow en la isla de la bahía de Halong, VietnamDespués  recorrimos la pequeñísima franja de isla que no llegaría a 100 metros de longitud.
Playas paradisíacas en Halong, VietnamDespués de disfrutar de una barbacoa en plena playa, fuimos a contemplar las estrellas y soñar con el lugar tan maravilloso en el que estábamos.

Interior del bungalow en Halong, VietnamYa dormidos nos pilló el caos. Sobre las 4 de la mañana, todavía de noche, los truenos comenzaron a retumbar durante segundos en el cielo. Al poco comenzó a llover, y resguardados en la cabaña, bajo la oscuridad, comenzó a invadirnos la inquietud. No había oído unos truenos más largos en mi vida, no exagero si digo que duraron en torno a 10 segundos. El agua rebotaba sobre el techo produciendo un sonido muy parecido a cómo debe sonar el fin del mundo. Pensábamos que si llovía mucho no tendríamos escapatoria, la única salida sería buscar sitio en otras cabañas un poco más elevadas que las nuestras.

Los bungalows de noche en Halong, VietnamPero poco a poco, se hizo de día y recobramos la esperanza aunque la lluvia no cesaba. Desayunamos y partimos de nuevo en nuestra barcaza de “principios de siglo” de vuelta al muelle de CatBa. Todo había pasado, eso sí yo olía a muerto y mis zapatillas estaban empapadas. Fueron los restos de la tempestad. Ahora, tocaba regresar de nuevo a Halong y de allí a Hanoi. Más de 6 horas de viaje que lógicamente hicimos exhaustos y dormidos.

Paz y serenidad en Halong, VietnamCuando nos dimos cuenta habíamos dejado atrás 3 días de viaje intenso, mágico, bello y agotado. Mereció la pena, y mucho.

Consejos Prácticos:

  • El tour se puede contratar en cualquier ciudad de Vietnam, no hace falta esperar a llegar a Hanoi.
  • Cuidado con los intentos de estafa.
  • Cristina Cruises. 3 días y 2 noches por 98$ por persona.
  • Los camarotes son para 2 personas. Si sois 3 insistid para que no os den camarotes separados porque os querrán cobrar un suplemento. No os preocupéis que al final cederán pero son testarudos.
  • Intentad elegir un camarote que no esté pegado al motor, habrá menos ruido.
  • Las habitaciones tienen aire acondicionado.
  • Todo está incluido menos las bebidas. Cuestan algo más caras, 1$ por una cerveza.
  • Por la noche tenéis que cantar en el karaoke del barco, todos lo llevan.
  • Si os gusta la escalada, cuando contratéis la excursión elegid hiking. Si no, podéis decantaros por montar en bici, submarinismo, senderismo, y muchas más.
  • Una noche es en el barco, la otra puedes escoger entre repetir en el barco (yo no lo haría), en un hotel en CatBa (tampoco) o un bungalow (esto sí es una experiencia). Nosotros eramos 30 personas y fuimos los únicos que elegimos el bungalow, sobre todo porque esta opción no es muy conocida.
  • No os preocupéis por nada, los guías, conductores y barqueros están perfectamente coordinados y no se olvidarán de vosotros ni os perderán. Bueno, y si os perdéis pues tampoco pasa nada, a disfrutar.

, , , , ,

8 Responses to Halong, la bahía de los sueños (3 de 3)

  1. Luz 30 octubre, 2010 at 0:55 #

    Data más que suficiente contundente y precisa!
    Nos has convencido de viajar en breve con mi amiga Dani!
    Te agradecemos y te deseamos que sigas disfrutando de tan divertidos y venturoso viajes!
    Saludos!

  2. JR Álvaro González 30 octubre, 2010 at 10:46 #

    La verdad es que es un lugar alucinante, en el que se pueden hacer muchísimas actividades, prácticamente te diría que lo que te propongas.
    Si vas y necesistas saber alguna cosa no dudes en preguntármela.
    Un abrazo.

  3. María 31 octubre, 2010 at 8:50 #

    Para mí este día fue el más intenso, mágico, lleno de aventuras, arregló otras partes que no me gustaron de la excursión, además…. era mi cumpleaños.
    Como cuenta JR, nada más llegar a Catba una aventura, la carretera cortada por las lluvias, aquello no era una carretera, lo que yo vi fue un río rodeado de montañas karstikas preciosas y con un montón de gente cargadas con maletas esperando para cruzar al otro lado. Ya veis las fotos y las barquitas donde nos montamos, todo esto llevó un buen rato. Una vez cruzamos al otro lado nos montan en otro autobús que nos estaba esperando para completar el viaje pero… conduciendo del revés todo el rato, por lo menos media hora marcha atrás, lo tomamos con humor, hacía un día maravilloso.

  4. María 31 octubre, 2010 at 9:00 #

    Entre las actividades programadas para ese día estaban Hiking, bañarse en la playa y para nosotros dormir en los bungalows.
    Nadie tiene mucha idea de lo que está contratando, cruzas los dedos y esperas que sea la decisión adecuada, tampoco te informan de mucho y una vez en la isla nos dicen que el Hiking (que yo pensaba que era como treking osea pasear por la montaña) que era muy duro que necesitábamos calzado especial (y yo con mis chanclas metidas por el dedo) y que si no nos veíamos preparados que esperáramos en el autobús durante al menos 2h que dura la excursión. Por supuesto yo no iba a quedarme en el autobús después de haber llegado hasta allí, afirmación de la que me arrepentí al cabo de un rato cuando te ves con todos los pies y piernas llenas de barro, resbalándote por la falda de la montaña y subiendo escaleras imposibles de hace bastantes años.
    Todavía no tengo claro si me gustó la experiencia a no, pero tengo claro que repetiría, la vida está para vivirla no para esperar en un autobús.
    Os ahorro la explicación de como el guía tuvo que dejarme su calzado (menos mal que los vietnamitas tienen los pies pequeños) para poder terminar la excursión y él subió descalzo, son increíbles.

  5. María 31 octubre, 2010 at 9:13 #

    Ahora toca el plato fuerte, y es que para mí la mejor parte fue la tarde. Una vez has coronado montañas, atravesado carreteras-río y montado en el autobús del mundo al revés… tienes la tarde para bañarte en una cala impresionante en la Monkey Island, una vez has recorrido un pueblo de pescadores que vive literalmente sobre el agua de la bahía en casas flotantes preciosas por lo exótico, los colores, la luz,… para visitar al vecino tienen que coger la barca, incluso tienen mascotas, perros que viven en 10m2 con ellos.
    Al grano, la isla preciosa, muy recomendable y después del baño nos dicen que están preparados para llevarnos a los bungalows en otra islita cercana. Montamos en una barca del siglo pasado como dice JR, sin saber que nos vamos a encontrar y entonces vemos entre las montañas una pequeña cala llega de cabañas de madera eso parecía el paraiso, la isla de perdidos, unos naúfragos que se han construido sus rudimentarias cabañas, impresionante.
    En esos momentos piensas, no sé si merezco tanta felicidad, que afortunada soy.
    El resto del grupo no pudo vivir lo que nosotros porque pasó la noche en un hotel en Catba, una lástima para ellos pero supongo que si se masificara no sería tan mágico.
    Es lo que sientes cuando tus sueños se hacen realidad.

  6. JR Álvaro González 2 noviembre, 2010 at 8:58 #

    María, muchas gracias por tus comentarios que, sin duda, son una fuente de información muy interesante para los lectores y para mí mismo. Espero que sigas enriqueciendo este blog con tus palabras. Un abrazo

  7. RA 7 noviembre, 2010 at 1:40 #

    Pasaba a saludarte JR

  8. Trotty 28 diciembre, 2012 at 14:20 #

    Seguro que fue una experiencia inolvidable!!! Unas fotos preciosas.

    http://www.thehometrotters.com

Deja un comentario

Todos los derechos reservados