Menú superior

      

Flickr: una historia de amor, fotos e internet

<href=”http://1.bp.blogspot.com/_S3SU6vUJtkg/TIPpAN0vgLI/AAAAAAAAAak/HkNwYYf_nhw/s1600/msc-photodesign.jpg”>Esta historia comienza un buen día del año 2000 y tiene dos personajes: Caterina Fake y Stewart Butterfield. Entonces, ellos todavía no se conocían. Mejor dicho, ella no lo conocía a él pero él si la conocía a ella.

Caterina tenía un blog en internet que todavía hoy conserva, Caterina.net, del que Stewart era ferviente seguidor. Él vivía en British Columbia, Canadá, un lugar muy turístico con unos paisajes que quitan el hipo y famoso por sus montañas para prácticar el esquí. Trabajaba como desarrollador web. Ella hacia lo propio en San Francisco y también trabajaba en el mundo informático.

Un fin de semana que se encontraba en San Francisco coincidió durante una fiesta con Caterina. Como era seguidor de su blog y conocía sus reflexiones y pensamientos, los cuales dicho sea de paso le atraían bastante, se lanzó ni corto ni perezoso a pedirle una cita. Caterina, sorprendida por el envite, no lo aceptó. No sabemos si había otras razones pero la principal era que, en esos momentos, salía con el que luego sería co creador de Blogger de Google, Evan Williams. Por supuesto, no iba a dejar un partidazo para jugar en la regional preferente. Stewart volvió a Canadá con un chasco de fan rechazado por su idolo, pero no resignado.

6 meses después, se enteró por el blog de Caterina de que ella y Evan habían roto. Podría imaginarme ahora mismo la cara que se le puso. Stewart volvió a la carga, persistente donde los haya, y se fue de nuevo a la ciudad de las cuestas directo a tener un nuevo y ¨fortuito¨ encontronazo con Caterina. Y lo tuvo, pero esta vez cambió de estrategia. Le propuso que viajara a British Columbia para esquiar. Claro, ella no se pudo resistir, ahora no. Allí, imaginamos que a la cálida luz del fuego de una abundante chimenea y mecidos en una mullida alfombra con dibujos de renos por las praderas canadienses, Stewart le comentó que ambos podrían dedicarse a diseñar webs, juegos y lo que cayera en sus manos.

Así, a lo Tom Hanks y Meg Ryan fue como nació Flickr, la mayor red social, y yo añadiría, el mayor archivo de fotografía del mundo.

En realidad Stewart y Caterina estaban desarrollando un juego en el que una de los elementos claves sería que los participantes debían compartir y archivar fotos para poder progresar. Mientras diseñaban la aplicación descubrieron que podía ser más grande que el propio juego y que tenía una entidad que por sí sola llegaría a ser un éxito. Tan claro lo tenían que juntos lo transformaron en Flickr.

La idea era sencilla: existía un creciente auge y fascinación por las cámaras digitales, recordad que estamos en 2003 aproximadamente. A pesar de que nadie imprimía sus fotografías las ganas de compartirlas con las personas de nuestro entorno seguía viva. Este es el fundamento que creó Flickr. Dos años después de su creación se convirtió en una de las propiedades online de mayor crecimiento. De diciembre de 2004 a diciembre de 2005 creció un 448% y en solo 12 meses, siendo ya propiedad de Yahoo, se pasó de 250.000 usuarios a 2 millones.

Flickr trajo con innovación la solución al problema de como compartir fotos por internet, pero también se convertía en una herramienta fundamental para los fotógrafos amateurs o profesionales que querían exhibir su trabajo. A través de las palabras clave, los grupos, las búsquedas, las favoritas y otras muchas herramientas propias y externas, Flickr se convierte en un nicho para los que buscan fotos de cualquier tipo y para los que queremos dar a conocer nuestra trabajo.

Y es ahí donde entra la madre del cordero porque es el momento en el que se reconoce el caracter social de la herramienta. Es la posibilidad de compartir fotos, hablar sobre fotografía, archivar fotografías, exhibirlas… Por eso creo que es tan importante lo que ha pasado este fin de semana en Badajoz. Un grupo de Flickr formado por 160 personas, Flickeros de Badajoz, que prácticamente de lo único que se conocían era de ver cada uno las fotos de los demás y, si acaso, dejarles un comentario, decidieron organizarse y montar una exposición.

Creo que esto muestra el poder de la herramienta y de las redes sociales. Sin conocerse de nada, cada uno con su estilo, forma de ser, gustos, etc se embarcaron en la aventura de ponerse de acuerdo en un mes, agosto de por medio, y montar una exposición con 32 fotografías. La exposición se enmarca en los actos con motivo de la Noche en Blanco que el Ayuntamiento de Badajoz organizó el 4 de septiembre de 2010. Creo que es un ejemplo del que Caterina y Stewart, los creadores de Flickr, estarían más que satisfechos pues, más allá del dinero, convirtieron una web de fotografía en una potente herramienta de comunicación social que Flickeros de Badajoz ha llevado a su máxima expresión.

Aquí os dejo el video que se proyectó y las fotografías de la exposición en La Taberna de los 100 Vinos, que sirvió de improvisada galería de arte durante algunos días.

Fotografías Flickeros de Badajoz

A. Fdez. Romero de Castilla

Abraham Figueiredo

Kike Rubio

Ramón Besonías Román

Jesús Nieto

Anaza

Lucia Babiano

Angel Mat Eye

Jorge Bueno

Eugenio Morcillo

Luis Carlos González

Enrique Gil Pérez

Manuel Bordallo

Carolina Yuste

Abel Hernández

Manuel Durán

Francisco Calderón

José Ramón Medina

Francis San Ru ibnmarwall

Israel Montes

Maricruz Suárez

Pío Morales

Víctor Campano

Marta Jiménez

Domingo Cáceres

Antonio L. Cintas

Luis Ruíz

JR Álvaro González

Fernando Vivas

 

, ,

8 Responses to Flickr: una historia de amor, fotos e internet

  1. Manuel Bordallo 6 septiembre, 2010 at 7:25 #

    Vaya crack estás hecho amigo!! No conocía la historia de Caterina y Stewart, y me ha sorprendido gratamente.
    Felicidades por el artículo, te ha salío de lujo : )
    Un abrazo!

  2. mobeat JOSÉ RAMÓN 6 septiembre, 2010 at 9:26 #

    Muy buen articulo, si señor, lo que flickr ha unido…que no lo separe el hombre!

  3. Luis Carlos 6 septiembre, 2010 at 10:12 #

    Gracias por el esfuerzo recopilatorio JR, y la entrada te ha quedado de escandalo.
    La foto de la cabecera, aprovecho para decirte que ¡chapeau!.

    Te enlazo desde mi blog a esta entrada con tu permiso.
    Un abrazo!

  4. Ángel 7 septiembre, 2010 at 9:42 #

    Joder que historia tan buena (que no conocía) y que final feliz … la iniciativa del grupo de Badajoz es perfecta y el resultado sorprendente. Tu trabajo en este post es digno de admirar
    Un abrazo

  5. Álvaro González 7 septiembre, 2010 at 10:36 #

    Muchas Gracias Manuel, Mobeat José Ramón, Luis Carlos y Ángel.

    De verdad vais a hacer que me lo crea y entonces comience mi declive. Lo único bueno es que como estoy muy cerca del suelo la leche duela poco.

    Un abrazo a todos los lectores y sobre todo a los que comentáis porque sois la gasolina de este motor.

  6. Paco Piniella 8 septiembre, 2010 at 13:39 #

    Yo tampoco conocía la historia de esta parejita, vaya negocio que han montado. Yo tengo pendiente mudarme a flickr pero siempre lo voy dejando.
    Saludos

  7. guito 9 septiembre, 2010 at 15:55 #

    Buenas tardes.

    Ayer estuve en la taberna a echar una cervecita (que por cierto,la tiran muy bien) y a ver la expo.
    En términos generales me gustó. Como siempre cuando hay mucho, hay cosas que te gustan mas que otra, como es normal.
    A ver si para el año que viene la idea de desarrolla con antelación, se pone un tema en concreto y se empiezan a montar cosas como dios manda.
    Enhorabuena por tu colaboración.

    Un abrazo

  8. María 11 septiembre, 2010 at 10:20 #

    Me encanta la historia y la manera de contarla, existen cuentos de hadas tb en el mundo real,…
    Me gusta la gente que disfruta con sus hobbies, que como me pasa a mi, seguro que les anima el dia o la semana o el mes y encima vosotros lo podeis compartir con gente q siente la misma pasion q vosotros x la fotografia, ENHORABUENA.

Deja un comentario

Todos los derechos reservados