Menú superior

      

Cristina García Rodero, entre dioses y hombres

 

García Rodero es tan buena que uno tiene la impresión de estar viendo no fotografías sino fragmentos de la vida […] el suyo es un arte que no quiere llamar la atención sobre sí mismo sino sobre los seres humanos y los lugares de los que se alimenta. Hay que fijarse un poco más  para reparar en el cuidado de una composíción que finje ser una escena captada arbitrariamente.

Antonio Muñoz Molina (El País, 3/09/2011)

La culpa la tuvo una rifa de fin de curso, bendito sorteo. Eso, y la tímidez que por aquellos años de estudiante dominaban la personalidad de Cristina García Rodero. Como nos ha tocado a todos, a Cristina le tocó recaudar dinero vendiendo papeletas para poder ir de viaje de fin de curso. Tenía 16 años y como no se atrevió a vender los boletos se los quedó todos ella. Con tan buena suerte que le tocó el premio, dotado con una importante suma que invirtió en comprar su primera cámara. Comenzaba aquí la carrera artística de una fotógrafa imparable e imprescindible para la España contemporanea. Cristina García Rodero (Puerotollano, 1949) tiene un ojo privilegiado que le ha permitido diseccionar como un antrópolo la esencia de lo más íntimo y oculto del ser humano, su capacidad para disfrutar, soñar, sufrir o adorar. Su mirada la ha llevado a estar en la cima de la fotografía, allí donde se aloja la agencia Magnum de la que forma parte desde 2005. Es Premio Nacional de Fotografía desde 1996 y Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes.

La cámara la compró en Ceuta, durante esa misma excursion, y la pasó por la frontera afirmando que ya la traía de casa para no pagar impuestos. Era chiquitilla y menuda con lo que los guardias no hicieron demasiado caso e hicieron la vista gorda. Pero Cristina ya hacía fotografías desde mucho antes. Con 11 años cogía la cámara de su padre y se dedicaba a fotografiar su entorno y su familia, utilizando la mayoría de las veces a sus hermanos como modelos. Para ella era mágico lo que hacía una cámara fotográfica, disfrutaba con ello y en cuanto podía la cogía y se congelaba sus momentos familiares.

Quería ser pintora y estudió en la Escuela de Bellas Artes de Madrid. En aquellos años fue la mujer más feliz del mundo, según cuenta ella misma, hasta que se cruzó en su camino una beca que le dió la Fundación Juan March no sabe ni porqué. La memoria incluía a grandes rasgos lo que luego sería “España Oculta”, una colección de imágenes en blanco y negro que convierten en icono el alma de los españoles. Durante 16 años recorrió España dejando entrever la necesidad por tener una obra, por contar historias, mostrando su tenacidad, el deseo de descubrir cosas, de tener aventuras… De aquellos tiempos Cristina recuerda que “llegaba por la mañana a los pueblos, muy temprano, al amanecer, y las mujeres que estaban barriendo su puerta me invitaban a entrar en sus casas y desayunar. Para mí el español es muy creativo, vital y alegre”.

“España Oculta” es una obra de arte fotográfica. En ella, Cristina García Rodero despliega las mayores virtudes del reportaje, expresando con imágenes los sentimientos que rodean a la fiesta. Tradiciones y expresiones populares son las que se reviven en este libro, de una factura imponente. “Intenté fotografiar el alma misteriosa, verdadera y mágica de la España popular con su pasión, su amor, humor, ternura, rabia, dolor, con su verdad; y los momentos más intensos y plenos en la vida de los personajes, tan simples como irresistibles, con toda su fuerza interior, en un desafío personal que me dio fuerza y comprensión y en el cual invertí todo mi corazón” explica la propia Rodero.

Publicado en 1989, “España Oculta”  obtuvo el Book of the Year Award, otorgado por la Arles Festival of Photography. Ese mismo año ganó el premio W. Eugene Smith de Fotografía Humanista. No podía ser más justo obtener el reconocimiento de uno de los padres del reportaje fotográfico. Como el trabajo de Rodero, las fotos de Eugene Smith nos hacen reflexionar sobre la evolución que el mundo rural ha experimentado durante los últimos tiempos. Imágenes tan crudas que rozan la fantasía. Tiempo para la diversión en la calle que nos hace a todos iguales. “Las mejores fiestas son aquellas en las que la gente pueda ser más feliz y más participativa. Donde todo el mundo pueda entrar sin necesidad de pagar o pedir permiso, sin diferencia de clases sociales.”

Desde entonces, Cristina García Rodero no ha dejado de viajar y de hacer fotografía, compaginándolo con su trabajo como profesora de Fotografía de la Escuela de Arte y Diseño de Madrid. Y comienza una carrera artística fulgurante que dura hasta nuestros días y que tiene muchos etcs. Agárrense y cojan aire: su obra se puede ver en el Museo Españo de Arte Contemporáneo de Madrid, en el Getty Center de California, el Reina Sofía, el IVAM, la Fundación Banesto, en la Geoge Eastman House de Nueva York, el Centro Portugués de Fotografía de Oporto, etc; ha ganado varias veces el World Press Photo; ha colaborado con El País Semanal, la revista Life, Le Monde, Liberation, Los Angeles Times Magazine,, Il Corriere de la Sera, etc; forma parte de la agencia VU, una de las más prestigiosas y finalmente, en 2009 consigue entrar en Magnum.

Hasta que llegó Cristina García Rodero, sólo había 6 mujeres en Magnum: la esposa de Cartier Bresson, Martin Frank, Lisa Laferti, Olivia Arthur, Susan Meiselas, Inge Morath,  Alessandra Sanguinetti. Y ningún español, ni hombre ni mujer. Con todo merecimiento y después de mucho trabajo, Rodero consiguió ser miembro de pleno derecho de la prestigiosa agencia que fundaran en 1947 Henri Cartier-Bresson, Robert Capa y David Seymour. A la tercera criba y por mayoría, un audivisiual de sus 35 años de trabajo le abrieron las puertas a compartir gloria con los mejores fotógrafos del mundo. “Hombres, dioses, espíritus” llevaba por título su proyecto para Magnum que fue analizado durante 4 años con una minuciosidad rayana en la esquizofrenia. “Que me hayan aceptado representa para mí una gran recompensa. Un lujo poder hablar de fotografías con ellos. Una suerte saber que cuando yo no esté van a cuidar de mi obra.”

García Rodero no tiene ayudantes ni añadidos, ella misma carga con sus cámaras, y se paga sus viajes. Siempre viaja sola con el principal objetivo de documentar lo que ve. Pero su obra transciende los límites de los sociológico y adquiere tintes de profundidad artística. Y con esa misma intensidad ha reflejado sus trabajos en Venezuela, México, Estados Unidos o Haití, siempre con la espiritualidad y los ritos como telon de fondo que todo lo envuelve. “De repente me encontré en Haití, con ese pueblo que tanto ha sufrido. Me quedé muy impresionada con el vudú, la religión en la que se refugian, que el hombre blanco se ha ocupado de desprestigiar. Son un pueblo luchador y muy rico, pero también muy sufridor y muy artístico. Con ellos pude retratar mis obsesiones: las dualidades. Existe una porque existe otra: lo natural y lo sobrenatural; lo religioso y lo pagano; la vida y la muerte; el cuerpo y el alma. Y espero que esa impronta esté presente en mi obra.”

No sabemos quién le debe más a quién, si “María Lionza, La diosa de los ojos de agua” a Cristina García Rodero o la fotógrafa a la diosa. Aquí da fé de un culto a la diosa de los ojos de agua, a la que se suponen poderes curativos y mágicos. El fundamento de esta religión reside en el mito de María Lionza, una legendaria princesa, hija de un cacique local, con unos hermosos ojos de color de agua que según una profecía la destinaban a ser la causante de la destrucción de su pueblo.”Creo que he trabajado tanto que no escuchaba mi cuerpo. Tuve un problema de tiroides que me provocó unos problemas graves en la vista. Ya está solucionado pero me ha hecho reflexionar. No veo como antes pero eso no me impide seguirme ilusionando y luchando”.

Grecia, Portugal, Italia, Georgia, Kosovo, Rumanía….y ahora se la ve entre penes, en distintas ciudades del mundo tratando de reflejar a través de su visión de los Festivales Eróticos. “Voy buscando la relación de las stripers con los hombres que se ofrecen de voluntarios para estar cerca de ellas.” Busca sin cesar lo que está dispuesto a hacer un hombre para que una mujer bella lo mire, lo toque. Es curioso como han proliferado estos festivales que ahora encandilan a Rodero, incluso en lugares tan religiosos como México.

Es muy exigente consigo misma, elige 10 fotos de cada 1.000. Teniendo en cuenta que para ella una foto debe estar bien resuelta, contar una historia y emocionar no se trata de un número demasiado elevado. “Cuando hago fotos pienso que estoy creando. Soy muy curiosa…quiero mostrar la vida a través de mis ojos porque es mi forma de relacionarme con lo que quiero plasmar y con lo que luego verán los demás. Mis imágenes contienen emoción porque hablan de la vida.”

“Me gusta jugar y soy optimista. Además, creo que el humor es fundamental en la vida. La vida es muy dura y hay gente y circunstancias que las hacen más dura aún, así que deberíamos tratanos mejor los unos y los otros.”

Cristina García Rodero es una de las mayores artistas que ha dado este país, sí, pero yo prefiero verla como aquella niña que no vendió las papeletas de la rifa porque le daba vergüenza y que jugaba a fotografiar a sus hermanos siguiendo los consejos del fotógrafo de su pueblo. Una fotógrafa con esencia romántica que consigue hacer de lo cotidiano algo artístico.

 

, , , , , ,

15 Responses to Cristina García Rodero, entre dioses y hombres

  1. Jose Gomez 10 noviembre, 2011 at 14:38 #

    Que gran fotografa, que talente y que maravillosa historia. Lo de quedarse con todas las papeletas de la rifa y que le toque el premio para comprarse la camara es una de las historias mas bonitas que he conocido ultimamente.
    Gracias por hacernos soñar con tus historias amigo.
    Abrazo.

    • JR Álvaro González 14 noviembre, 2011 at 11:38 #

      Es una persona excepcional que ha entregado prácticamente su vida por su obra. Ahora vemos como mucha gente quiere dedicarse a la fotografía sin prácticamente salir de casa, delante de un ordenador aprendiendo de aspectos técnicos, ocultando su miedo a retarse a sí mismo. Cristina salía todos los fines de semana, al amanecer, a buscar esa fiesta que retratar para que su proyecto se convirtiera en una obra. La diferencia entre un fotógrafo profesional y otro que no lo es no es la que marca pagar la cotización de autónomos, sino el hacer de la fotografía tu vida.

  2. Antonio Titos 10 noviembre, 2011 at 20:25 #

    La sexta fotografía de las que se muestran en esta presentación fue tomada en Campillo de Arenas, Jaén, en la calle Tercera Bandera, popularmente conocida como Barrio Nuevo. Yo ya la había visto varias veces antes, reproducida en reportajes de prensa, como también en una exposición dedicada a la autora en Baeza hacia el año 2003. El matrimonio que aparece en la foto me resultó conocido siempre pero no sabría decir quiénes son, si es que aún viven.
    Siendo uno campillero, no puede evitar sentir un cierto orgullo. y es que en un pueblo tan chico y tan corriente, los ojos de la artista ssupieron captar esa bella imagen de la vida de casa día, con su particular misterio.

    • JR Álvaro González 14 noviembre, 2011 at 11:40 #

      Qué alegría me da tu comentario Antonio. Eleva aún más si cabe, al hacer reconocible caras y lugares, la obra de Cristina. Cuánto hubiera pagado porque hubiera retratado alguna de las fiestas de mi pueblo. Y sí, debes estar muy pero que muy orgulloso.

      Un abrazo.

      • Antonio Titos 20 noviembre, 2011 at 18:32 #

        Según mi primo Pepe Galián, cinéfilo, y a menudo con su máquina de fotos al hombro, el matrimonio de la fotografía de Campillo de Arenas, era de la familia de los Canos y vivían en la calle la Virgen, no en el Barrio Nuevo.

  3. Amadeo Herrera 20 enero, 2012 at 20:24 #

    ¡Que grande Cristina G.R.! Para mí es la mejor, sinceramente no hay otr@ fotograf@ en todo el mundo que me transmita tanto con sus obras, intento buscar inspiración en ella como con nadie más.
    A mi juicio es una Fotógrafa con mayúsculas, que cultivan el VERDADERO arte de la fotografía en tiempos en los que la falta de talento es suplida en demasiadas ocasiones con productos de bella estética pero vacías de contenido. “A distinguir me paro las voces de los ecos y escucho solamente, entre las voces, una” la suya.
    Una pasada de blog, mis más sinceras felicitaciones.
    Saludos.

  4. Javier Falcó 1 septiembre, 2012 at 17:54 #

    Buena entrada 🙂

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - 10 noviembre, 2011

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: García Rodero es tan buena que uno tiene la impresión de estar viendo no fotografías sino fragmentos de la vida el suyo es un arte que no quiere llamar la atención sobre sí mismo sino sobre los seres humanos y los lugares de …..

  2. Cristina García Rodero, entre dioses y hombres - 10 noviembre, 2011

    […] Cristina García Rodero, entre dioses y hombres blog.viajesrockyfotos.com/cristina-garcia-rodero-entre-di…  por JRAlvaroGonzalez hace nada […]

  3. Cristina García Rodero, entre dioses y hombres | ForoProvincias.Com - 10 noviembre, 2011

    […] cristina garcía rodero, fotografía, magnum » noticia original Esta entrada fue publicada en Noticias de España. Guarda el enlace permanente. ← 5 […]

  4. Cristina García Rodero, entre dioses y hombres | Noticias - d2.com.es - 10 noviembre, 2011

    […] » noticia original […]

  5. Cristina García Rodero y las fotos de familia de los Principes | Viajes, Rock y Fotos - 16 septiembre, 2012

    […] esto porque le están lloviendo las críticas a Cristina García Rodero a propósito de unas fotografías que ha realizado a los Príncipes de Asturias,  Don Felipe […]

  6. Cristina García Rodero, fotografía el alma de la realidad - PaulaMastraPaulaMastra - 30 junio, 2015

    […] Antonio Muñoz Molina (El País, 3/09/2011) […]

  7. Ensayo sobre la vida y obra de Cristina García Rodero – maritza rodríguez - 30 mayo, 2016

    […] http://www.viajesrockyfotos.com/cristina-garcia-rodero-entre-dioses-y-hombres/ […]

  8. CRISTINA GARCÍA RODERO – INFORME – natalia aguinsaca - 30 mayo, 2016

    […] http://www.viajesrockyfotos.com/cristina-garcia-rodero-entre-dioses-y-hombres/ […]

Deja un comentario

Todos los derechos reservados