Trekking
Un trekking que quita el hipo.

Confieso que no soy muy aficionado a subir y bajar montañas. Soy más de estar en un chiringuito de playa, pero quiero demostrar aquí mi admiración por todos aquellos aficionados al montañismo que se recorren con asiduidad las faldas de estas formaciones rocosas con la misma facilidad con que se monta en bici sobre un terreno llano. La última vez que hice trekking fue en Noruega. Subí al Preikestolen y quedé exhausto. Reconozco que no fui bien preparado a aquella complicada empresa: falta de información sobre el conocido como Púlpito noruego y nula preparación física, me granjearon dolor de piernas y flojera durante los días siguientes. Sin embargo, mientras yo iba con la lengua fuera, los Guisantes Verdes  me pasaban como si fueran paseando por una pradera. Así que me puse manos a la obra y he hecho del treking mi asignatura a aprobar durante este año. Fruto de mis 3 primeros meses os dejo algunos de los consejos para hacer trekking que a mí me han servido para empezar desde cero y coger carretera, o mejor dicho, montaña y manta.

-En Pandilla: A la montaña hay que ir siempre acompañado. Ir sólo además de muy aburrido puede ser temerario.  Y no me digas que llevas el móvil porque en la mayoría de los casos no hay ni cobertura para llamar al 112.

-Agua, no cerveza: El alcohol no es buen compañero de viaje cuando se sube una montaña o hace trekking. Los golpes de calor después de realizar esfuerzos prolongados a altas temperaturas son algo habitual. La piel comienza a secarse y calentarse, te pones rojo y un estado de confusión se apodera de tu mente. Mucho cuidado con el sol (no olvides llevar una gorra) y beber mucha agua. Agua, no cerveza.

-Con calma: Tómate la caminata con calma. Un ejercicio físico constante y fuerte sin un calentamiento previo o falta de costumbre puede producirnos calambres. Lo mejor es seguir los dictados del cuerpo y parar cuando nos lo pida. Además, a más altura más dificultades para respirar. Tenlo en cuenta.

-Pasado de moda: La ropa ajustada puede estar muy de moda, pero te aseguro que para caminar por el monte no sólo no sirve sino que nos puede dar más de un disgusto. Utiliza siempre prendas cómodas y holgadas que nos permitan libertad de movimientos.

Sua Ediciones
Trekking en libros.

-Ir leídos: No hagáis como yo en el Preikestolen e id informados. Recomiendo la editorial Sua Ediciones que tiene unas colecciones fantásticas sobre montañismo. La gente de Blog on Brands me enviaron ejemplares de Los mejores recorridos para conocer la montaña vasca; Excursiones con niños en el Pirineo aragonés y La Mesa de los Tres ReyesLas 3 están hechas por experimentados montañistas y son documentos imprescindibles para los que quieran adentrarse en los montes del Pirineo y el País Vasco.

-Todo es prescindible.- Poco peso, nada de pesadas mochilas, bolsos con pinturas, cámaras de fotografía aparatosas…Intenta ir lo más ligero posible. Una pequeña mochila o riñonera como mucho. Al final todo acaba pesando.

-El ritmo.- Evidentemente si hacemos trekking vamos a subir y a bajar. Es de cajón. Para la subida es recomendable lleva un ritmo constante. Zancadas cortas y pisar con todo el pie, no sólo con las puntillas. Asciende haciendo zigzag para disminuir la pendiente. Para la bajada flexiona las rodillas un poco en cada paso. Haz paradas de vez en cuando.

Trekking para urbanitas
Puntúa el artículo

3 Comentarios

  1. Jajaja, ayyyy el Preikestolen!! Gracias por la mención!. La montaña hay que disfrutarla, cada uno, dices bien, a su ritmo y consciente de donde se está. Aunque no pretendamos subir el Acongagua, nunca hay que menospreciar a la naturaleza. Preparación, física y también sobre el terreno que pretendemos recorrer son ingredientes que favorecerán el éxito de la caminata. Con este post te vemos en el buen camino… 🙂
    Un abrazo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here