Menú superior

      

Por qué me compré una Leica M9

Leica M9

No hay razones objetivas para comprar una Leica M9. Son todas subjetivas. Como tampoco hay razones para hacerse con una Harley Davidson, un Porsche, la primera edición de un libro o un vinilo de coleccionista. Hay cosas que no se pueden explicar. Por supuesto que las cámaras Leica tienen cosas excelentes, pero también tiene otros ingredientes que tampoco justifican su elevado precio aunque sí su veneración. Cuando me comenzó a rondar la cabeza comprarme una Leica empecé a leer informaciones sobre ella en internet. Acabé hasta las narices de leer manuales hiperprofesionales en inglés (en España no hay casi información sobre este tipo de cámaras) y me faltó la parte pasional y/o más subjetiva, así que he decidido escribir mi propia experiencia una vez pasado algo de tiempo desde que llegó a mis manos.

Estas son las razones por las que me compré una Leica M9.

-Por el Precio: Sí, aunque parezca mentira yo me compré una Leica porque me salió una oferta que no podía rechazar. Un modelo, el M9, de segunda mano, con poco uso y a muy buen precio. Nueva ronda los 5.000 euros y de segunda mano las podéis encontrar por más de 3.500. A mí me salió por mucho menos y no podía dejar pasar esa oportunidad. Si quieres una hay que estar atento y prodigarse por foros como Leicanistas, Ragefinderforum, Leica Forum o Summilux. Son los únicos sitios donde vas a encontrar gente de fiar a la hora de comprar una cámara de este tipo. Ni qué decir tiene que una vez con ella, estar y participar en estos foros es imprescindible para iniciarse en el mundo de las telemétricas.

Leica M9-9

-Porque es la máquina de los grandes: Quién no ha pensado: “Joder, si la tuvieron Cartier Bresson, Robert Frank, Robert Capa, Alberto Korda, André Kerstez… y mucho más cercanos Alberto García Alix, Tino Soriano o José Manuel Navia, será por algo ¿no?” Son más de 100 años de historia de una cámara con la que se han hecho algunas de las imágenes más icónicas de nuestra era. Esta puede ser una razón friki, poco racional, mitómana o como quieras calificarla pero existir existe y latir late. ¿Qué no tengo personalidad? Puede ser. ¿Qué quería hacer fotos como las de ellos? También. Así que había que aspirar a tenerla y usarla. Tú, amigo guitarrista que estás leyendo este artículo, lo comprenderás perfectamente si te digo que es algo parecido a cuándo manchas las sábanas pensando en la Les Paul.

-Por su estética brutal: La mía es plateada y negra, igual que ésta. Es lo que yo llamo una cámara de fotos, lo demás son inventos. Si quieres el diseño de una cámara de fotografía piensas en Leica, no piensas en otras marcas.  Sí, el círculo rojo mola.

-Porque es FF: Tiene los 35mm de toda la vida. Mientras curioseaba qué tipo de Leica podía comprarme, dentro de mi presupuesto, también tuve la ocasión de hacerme con una M8, una de las mejores cámaras que se han construido nunca. Costaba la mitad que la M9. Finalmente no me la compré porque no es una cámara de sensor completo. La M9 sí.

-Porque estoy harto de ir cargado: Como un burro, cada vez que salgo de viaje voy con una mochila llena de artefactos, entre ellos una Canon 5D Mark II y una Panasonic GF6. Flash, varios objetivos y otros chismes que, al final, nunca utilizo (pero ¿y si….?). Nada, a partir de ahora mi equipaje fotográfico será una riñonera y un par de objetivos (35mm y 50mm). Nada más.  Pienso además, que aparte de aliviar los dolores de espalda y el agobio de ir siempre cargado como un burro, se agudiza el olfato y la precisión fotográfica.

Leica M9-3

-Porque no hago fotos tecnológicamente complejas: No hago macro, ni nocturnas, ni naturaleza ni fotografía especialmente compleja desde el punto de vista técnico. Siempre me gustó, y ahora más todavía, la fotografía sencilla, la fotografía de familia, esa que encuentras cuando rebuscas en la caja de zapatos donde guarda tu abuela las instantáneas antiguas, la que parece improvisada pero que encierra mil y un matices. Me he dado cuenta de que lo que me gusta es la imagen aparente y compositivamente sencilla.

-Porque buscaba algo sencillo: Lo he dicho más arriba, tengo una 5D Mark II y una GF6 ¿y para qué? No utilizo ni un 10% de la capacidades que tienen estas cámaras. Prioridad a la apertura y adelante, no necesito nada más. Todo lo demás me he dado cuenta de que (ojo, para mí) es secundario. No quiero distracciones, no quiero funambulismos tecnológicos, sólo que las fotos tengan esa luz y esas sombras que la hacen mágica.

Leica M9-6

Hasta aquí algunas de las razones fundamentales por las que decidí acercarme a tantear alguna máquina Leica. Como podéis ver son todas razones de peso, razones de corazón como las que hacen que nos enamoremos, razones irracionales, que son las que nos hacen felices. Hecho esto, es el momento de probar si es todo tan bueno como dicen y si el cacharro vale lo que cuesta. He salido con la cámara algunos días para ver cómo me defendía con ella en las manos. Llevaba montado un Voigtlander 35mm 1.4 por lo que el rendimiento es bastante más bajo que si le pones cualquier objetivo Leica que es dónde la cámara demuestra todo su poderío. Ya habrá momento para adquirir alguno, por ahora continúo ahorrando. Así que vamos a ver cuáles son las características que más me gustan de ella y cuáles las que menos.

-El enfoque: Es lo mejor de lo mejor. Nunca jamás he tenido una calidad de enfoque mejor que con la Leica M9. Antes de tenerla leí detenidamente los artículos de Javier Prieto sobre las cámaras telemétricas que fueron de gran ayuda. Entre este tipo de cámaras destacan las de la marca alemana. Resumiendo mucho hay que decir que lo que las hace diferentes  de las reflex es que no tienen espejo y que su sistema de enfoque se basa en la triangulación. A efectos prácticos, al principio es extraño porque por el visor se ve todo enfocado, tengas el objetivo que tengas, si está tapado o no. Siempre, siempre se ve lo mismo. Esto que puede resultar extraño al principio es muy útil ya que en todo momento eres consciente de lo que pasa por el visor, es decir, por la escena que tienes frente a la cámara. A todo esto, según el objetivo que tengamos (28, 35, 50, 90, 135) unas líneas de encuadre serán las encargadas de indicarnos qué parte saldrá en la fotografía y cuál quedará fuera. El enfoque es manual pero es tan preciso que cualquier autofocus o sistema a su lado se queda ridículo.

Leica M9-5

-Los controles: Sólo utilizo el ISO, la apertura y la velocidad. El ISO lo marco en la pantalla, la apertura en el objetivo que lleve y la velocidad en la rueda que hay junto al disparador. Todo manual y al alcance. Es una gozada. No hay complicados menús ni mil botones para bloquear exposición, autofocus, mandar por wifi, ni todas esas historias. Yo suelo llevarla con la velocidad en automático y un ISO fijo según las condiciones de luz. El único handicap es que para obtener imágenes con este sistema hay que saber de fotografía.

-El Ruido: El ruido es un problema en la M9. Mejor dicho, la M9 tiene mucho ruido, pero para mí, por el tipo de fotografía que yo hago no es un problema. Es cierto que a índices altos, más allá del 1600 el ruido es insoportable, incluso en blanco y negro. Hasta ese índice la máquina responde bastante bien. A pesar de eso, hay que decir que una Leica tiene menos trepidaciones que una reflex normal. Al no tener espejo, las cámaras telemétricas no sufren golpes al apretar el disparador así que cuando la luz escasea todavía se pueden sacar buenas imágenes a pulso.

-Las focales fijas: Las Leicas no se entienden con los zooms. Estas máquinas están hechas para ir con focales fijas. Son todas de muchísima calidad por lo que también influyen a la hora de dotar de magia a las Leicas. Indiscutiblemente hay que tener objetivos Leica (suelen estar por los 2.000 euros) para sacarle todo el partido a cualquier cámara de la marca pero con otros también se puede utilizar con más o menos buenos resultados. En mi caso, por ahora tengo el Voigtlander 35mm 1.4. Hasta que ahorre para uno Leica me sirve y me sobra para mi aprendizaje. Los objetivos en la máquina rinden a máximas aperturas, es ahí donde dan la talla.

-Blanco y Negro: Nunca había hecho fotografía en blanco y negro pero ahora me estoy aficionando. La M9 saca unos blancos y negros de origen (en JPG) que tienen bastante fuerza. Será el sensor, la focal fija o la magia de hacerlas con una Leica pero el caso es que me gustan como salen.

-El Sonido: La M9 tiene una posición a la hora de disparar que se llama Discreto. Si la pones, al apretar el disparador, sientes como si sonara un carrete en el interior de la cámara y se pasara automáticamente la hoja de los fotogramas. Una gozada.

-Sostenerla: Me encanta tenerla en las manos, notar su peso y palpar el anillo del objetivo. Es como cuando acaricias el lomo de un libro o hueles el plástico de un vinilo recién comprado en una tienda de discos para coleccionistas. Por la calle, aún no me miran raro.

Leica M9-7

 -La batería: Sí dura poco, muy poco. Yo tengo 3, una original y dos de marca blanca. La original vale unos 140 euros. Eso también hace que lo piense antes de disparar.

-Las ráfagas: La M9 hace 2 fotografías por segundo en modo ráfaga. Fotógrafos cuya principal materia sería la acción o el deporte, no os la recomiendo.

Para mí ha significado el reencuentro con la fotografía, con su esencia y su sencillez. Y con el continuo aprendizaje. Ahora ya sólo me queda hacer el primer reportaje de viajes con ella. Entonces os contaré mi experiencia para fotografía viajera y si definitivamente se adapta a mis necesidades.

,

10 Responses to Por qué me compré una Leica M9

  1. Víctor Gómez 27 agosto, 2014 at 23:21 #

    Pues la 5D MKII con el mini objetivo 40mm tampoco lo hace nada mal, sólo el enfoque que no es tan bueno como en una telemétrica pero el resto…

  2. Maria 28 agosto, 2014 at 8:18 #

    Puedo entender lo que sientes a través del repor. Yo en fotografía coincido contigo, me gustan las fotos que me transmiten, con las luces y sombras, el juego de colores, la sencillez… me han gustado mucho las tuyas en este reportaje.

  3. elpachinko 28 agosto, 2014 at 8:33 #

    Sólo te puedo decir una cosa… disfrútala 😀

  4. perchira 31 agosto, 2014 at 17:03 #

    Creo q has pagado unos 2500 o más. Sabes lo de los pagos en metálico? Hacieeeeeennnndaaaaaaa

  5. ganso 31 agosto, 2014 at 21:16 #

    Admítelo, en realidad te la has comprado sólo para darme envidia 😛

    En serio, me alegra haberte ayudado. Hay días como éste en que me arrepentiría de haber vendido la M8, pero normalmente se me acaba pasando 🙂

  6. José 7 septiembre, 2014 at 1:02 #

    Muy buen artículo. Para ir un paso más allá, prueba una Leica de carrete, te hace pensar aún más cada foto, y todo se hace con apertura y velocidad, ya que el ISO es fijo. También merece la pena echar un vistazo a lo que hace Fuji con su serie X. Salvo por el enfoque telemétrico, lo demás es muy parecido a Leica, totalmente manual y accesible sin mover la cara del visor. Y se pueden usar los objetivos Leica…

  7. Cesar 15 diciembre, 2015 at 0:48 #

    Después de venir de un foro con los típicos argumentos que tanto aportan: ” Las Leica son una basura para los que solo buscan un circulo rojo”, ” son para quienes tienen dinero y no entiende de fotografía”, etc, etc.
    Lo de las marcas y el consuelo para el mal nacional.
    Como decía, después de venir de ahí este articulo ha sido como cuando tienes un enorme ardor de estomago y te encuentras con unas tabletas de Almax.
    Gracias.
    Me encanta hacer fotos con mi Leica y cuando no las hago. Cuando la escucho, la veo y cuando la cojo.
    Me ha gustado mucho tu articulo porque yo me compré una Leica por los mismos motivos que tu

  8. Dani 4 octubre, 2016 at 21:18 #

    Me pasa lo que a ti, no paro de darle vueltas a una M9…y me estoy volviendo loco. Eso sí no paro de rebuscar a ver si encuentro alguna a buen precio ( pero es q es una pasta!).
    Por cierto muy buen artículo.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Razones para comprar una Leica, viaje a Japón, cómo hacer copias de seguridad y más: Galaxia Xataka Foto | Francisco Unica - 31 agosto, 2014

    […] un fotógrafo es un objeto de deseo. La Leica M9 y por qué comprarla es lo que nos cuentan desde Viajes, Rock y Fotos por medio de la experiencia de JR Álvaro Gonzalez, experto en fotografía de viajes el cual nos da […]

  2. to2steps. Modas en la fotografía urbana-I | to2steps - 18 enero, 2015

    […] escrito por el periodista, fotógrafo y viajero José Ramón Álvaro González en su magnífica web viajes, rock y fotos sobre cuáles fueron las razones que le llevaron a comprarse esta cámara. Estarás de acuerdo o no […]

Deja un comentario

Todos los derechos reservados