Menú superior

      

5 viajes de ensueño

El escritor y gran viajero, Herman Melville, describe a la perfección lo que siente el viajero al plantarse ante lo desconocido. Cuenta Melville que existe un lugar olvidado entre colinas llamado metafóricamente “The Hopper”. En él vive una población que nunca ha visto lo que esconde el mundo fuera de su profundo valle. El autor de Moby Dick, imagina que un día, un habitante de “The Hopper” decide escalar la montaña. ¡Con qué emoción contemplaría el paisaje desde la cima! Tanta novedad, cuenta Melville, le apabullaría y hechizaría.  Este tipo de experiencia refleja perfectamente el principal placer de viajar. Luego Melville, en este pequeño texto llamado “Viajar” cuenta otras cosas con las que estoy menos de acuerdo, pero esta evocación del significado de viajar me parece ideal.

Algunos hemos sentido en alguna ocasión este embeleso. No somos conscientes, algo nos sube por la cabeza haciéndonos cosquillas como si nos estuvieran acariciando, y la mente da un vuelco. Cada vez estoy más seguro que el viajar, como el escribir, se nutre de recuerdos. Algo choca en nuestro interior produciendo los cortocirtuitos sensoriales necesarios entre presente y recuerdo que hace posible la emoción. La semilla está ahí, y brota al contacto con la realidad. Y esa realidad se transofrma en esos paisajes que hemos soñado porque los hemos leido o visto en alguna fugaz postal, en ese personaje que nos cuenta una historia lejana que leímos de pequeño, o en ese sabor que es capaz de colocarnos en cualquier parte a cualquier edad.

Cuando los sueños se transforman en viajes, surge la necesidad de emprender camino. Siguiendo esta premisa, yo tengo 5 destinos que debo ver antes de morir. Bueno, a no ser que me atropelle un coche esta noche. Estoy seguro de que todos tenemos confeccionada esta lista, unos ya la hemos interiorizado y otros la tienen agazapada, esperando para saltar cuando sea el momento. En mi caso, las referencias son casi todas literarias, fotográficas o musicales. Ingredientes todos ellos que conforman un imaginario.  Estos son mis 5 sueños que se convierten en viaje:

-El Ártico.- Hace poco cayó en mis manos una ejemplar de “En Mares Salvajes” de Javier Reverte. Debo admitir que hasta entonces, no había prestado demasiada atención a todos aquellos exploradores que lucharon por descubrir en lo desconocido un nuevo futuro para el mundo. Tanto el paso del Noroeste como el del Noreste se cobró la vida de muchos supervivientes.  Revivir aquella aventura es el mínimo homenaje que les podemos rendir a Frobisher, Hudson, Davis, Baffin…. Navegar por heladas aguas, admirar paisajes grises y áridos, conversar con los inuits o atisbar la presencia de la fauna salvaje es solo alguna de las aventuras que nos espera al embarcar en tamaña experiencia. La mejor: revivir como turista la ruta que los verdaderos exploradores una vez descubrieron.

-Ruta por el Mississippi.- Los que seguís este blog sabéis de mi devoción por el rock  ‘n’ roll, la única religión verdadera. Por eso no podía faltar una ruta por dónde nace el blues. Conducir un coche y descubrir en qué lugar exacto del sur profundo de Estados Unidos nació el blues es algo más que una road-movie. La mítica Route 61 se abre al viajero para recorrer sus 2.000 kilómetros paralelos al río Mississippi con las ventanillas bajadas y el 3/4 como banda sonora.  Minneapolis, Hannibal, St. Louis, Memphis, Baton Rouge y por fin New Orleans…. Donde el agua fluye lentamente, y el caliente viento mece los cultivos. Y de paso, presentarles nuestros respetos a Mark Twain y revivir, descalzo por la orilla del parsimonioso Mississippi alguna de las aventuras de Tom Sawyer y Huckleberry Finn.

África.- África y yo tenemos un divorcio que no puede durar mucho más tiempo. Del continente africano conozco algunos países, los más occidentalizados  o, mejor dicho, los que están más cerca de Europa: Egipto, Túnez, Marruecos, el Sáhara Occidental y Argelia. No he tenido ocasión de visitar el África profunda y oscura. Pero como si de una obsesión se tratara, quiero visitarla cuanto antes. Creo que esta obsesión tiene dos motivos reconocibles, no más. El primer cómic que cayó en mis manos de Tintín fue aquél en el que visita El Congo. Ahora vemos cómo acusan al belga Hergé de racismo y no sé cuantas cosas, pero aquellas ilustraciones dejaron poso en mí de tal manera que desde ese momento el rubio del flequillo se convirtió en uno de mis personajes favoritos. Y luego está Conrad y su viaje por el río Congo. “El corazón de las tinieblas” es uno de los pocos libros que he leido y que narra a la perfección los dos viajes, el interior y el de la distancia. “Yo levanté la cabeza. El mar estaba cubierto por una densa faja de nubes negras, y la tranquila corriente que llevaba a los últimos confines de la tierra fluía sobríamente bajo el cielo cubierto… Parecía conducir directamente al corazón de las inmensa tinieblas.”

Ruta de la Seda.- En una reciente visita a China leí “El libro de las Maravillas” de Marco Polo. Me pareció un relato fantástico, un precursor de lo que luego serían las crónicas de viaje al uso, mitad leyenda mitad realidad. Esa lectura la realicé mientras recorría el coloso comunista y me di cuenta de que China era sólo un eslabón de uno de los viajes más enriquecedores, auténticos y evocadores que se puedan hacer en este bello mundo. La Ruta de la Seda pasa por 6 países a lo largo de 8.000 kilómetros y une Oriente con Occidente.  Ashagabat, Samarkanda, Margilon, Taxila, el paso de Khunjerab, Hunza y por fin, Kashgar forman parte de nuestra ruta, lugares que conservan la magia a pesar de llamarse Turkmenistán, Uzbekistán, Pakistán o China. Las vivencias de Pablo Struell, plasmadas en el libro “Te odio Marco Polo” han terminado de edulcorar el deseo de emprender viaje.

-Tibet.- De Tibet, siempre veo imágenes evocadoras que me producen una sensación placentera. En mi visita a Nepal, me entraron ganas de quedarme allí a vivir. Solo ha habido 2 sitios donde eso se ha producido de manera consciente y natural: San Francisco y Kathmandú. Y puesto que Kathmandú es como un Lhasa expatriado imagino que un día cruzo las montañas hacia Tibet, donde reina la paz y la sencillez. Debe ser por el carácter que le impregna la religión budista, pero Tibet es un lugar que me produce una apacible impresión.

Y tú ¿cuáles son tus viajes soñados?

, , , , , , , ,

19 Responses to 5 viajes de ensueño

  1. Olga 11 Abril, 2012 at 8:21 #

    Transilvania y Canadá.
    Esos son mis viajes.
    En Canadá ya estuve, pero quiero ver las luces del otoño en los arces.
    Pero me voy a Buenos Aires.

    • JR Álvaro González 11 Abril, 2012 at 12:57 #

      ¡¡¡Transilvania, uhmmmmm!!! También me apetece mucho.
      Y Canadá es la puerta de entrada al Círculo Polar Ártico, así que ahí también coincidimos.

      Un abrazo.

  2. Unai Elorza 11 Abril, 2012 at 12:39 #

    Bufffff, hay tanto para ver y aprender………
    A corto plazo NYC (me voy en Mayo si Iberia nos deja)
    En mente tengo dos viaje a Vietnam y a Peru, quiza el año que viene caiga uno de estos dos destinos…..
    Tibet, coincido contigo, despues de haber estado en Nepal, me parece un destino muy atractivo.

    Un saludo y muy buen articulo.

    • JR Álvaro González 11 Abril, 2012 at 12:56 #

      NYC es una ciudad fantástica, es el típico destino que es “exactamente” como lo imaginas.
      Perú no lo conozco pero Vietnam sí, y también es un destino muy evocador y que estimula los sentidos.

      Un abrazo.

  3. Judith 11 Abril, 2012 at 20:52 #

    Pues desde que vi hace años un reportaje de Ankor Wat me apetece mucho pero tengo otro viaje soñado todavia más Bolivia y Chile para seguir los pasos de los libros de Isabel Allende pero a parte de dinero me falta tiempo 🙁

  4. Marta 11 Abril, 2012 at 20:55 #

    ¡Tu selección me parece de 10! 😉
    Sueño con viajar a tantos sitios que, cuando llega el momento de planificar, siento verdadera ansiedad. Me encantaría hacer una ruta por Las Vegas, Los Ángeles y San Francisco, pasando por el Cañón del Colorado; Argentina; los salares bolivianos; hacer fotos como si no hubiera mañana en Kenya y Tanzania; ver una aurora boreal,… Hay tanto mundo y tan fabuloso…

    Espero que veas cumplido tu ranking muy pronto 😉

    Saludos!!!

    • JR Álvaro González 17 Abril, 2012 at 12:43 #

      A mí también me pasa, hay tanto por ver….

      Un abrazo.

  5. Gustavo Morán 13 Abril, 2012 at 11:22 #

    Mis referencias son cinéfilas. Siempre he soñado con realizar un viaje por Estados Unidos, atravesándolo de costa a costa en coche por una de esas carreteras de rectas infinitas que aparecen en muchas películas americanas. Eso sí, sin desviarme nunca del camino no sea que pasemos del cine viajero al cine de terror.
    Otro de los lugares que me fascinan es Egipto, al viaje en carretera en USA podría renunciar, pero el Nilo y sus Pirámides tengo que verlos antes de morir.

    • JR Álvaro González 17 Abril, 2012 at 12:43 #

      A ese viaje por carretera me apunto, lo podríamos hacer juntos, con las familys ¿no? Sería genial. ¿Imaginas hacer una ruta cinéfila por todo EEUU, a lugares que sirvieron de inspiración o de escenario de películas?

      El de Egipto es mucho más sencillo y no por ello menos interesante. De hecho, yo creo que puede ser si no el mejor, uno de los mejores viajes que he realizado en relación calidad-precio.

      Un abrazo.

      • Gustavo Morán 18 Abril, 2012 at 17:07 #

        Pues sería una gozada ir todos juntos. Aunque habrá que esperar unos añitos que los peques crezcan. No veo yo a Alberto todavía metido en un coche durante horas.

  6. carlos 17 Abril, 2012 at 3:58 #

    el de la ruta del Missisipi es una pasada, otro que me pone mucho es ir desde Buenos Aires a Ushuaia en coche.

    • JR Álvaro González 17 Abril, 2012 at 12:41 #

      Una buena aventura, también.

      Un abrazo.

    • Kirjoitan 19 Septiembre, 2012 at 1:56 #

      Yo fui de buenos aires a ushuaia, pero en autobús 😉 el viaje de mis sueños. Y bien barato! Puedes verlo en mi blog

      Iré haciendo más post con detalles porque dos meses de viaje dan para muchas anécdotas!

  7. Pablo Pascual 30 Abril, 2012 at 5:43 #

    Uffff!!! Jarto complicado paisano. No sé por qué, últimamente sólo sueño con límites. El África negra por desvestirme de miedos absurdos, Tibet por una sonrisa; Ushuaia, desde niño, por embarcarme de polizón en un barco ciéntifico a cualquiera de las bases de la Antartida mientras, por el camino, disfruto de la migración de las ballenas; un desierto, el de Lut -Irán-, por sentir el calor más abrasador del planeta; la cima de un 8.000, por sentir la soledad… Y tantos otros, que ni sé si existen.

    • JR Álvaro González 2 Mayo, 2012 at 0:41 #

      La verdad es que es muy complicado decidir….y luego está la segunda parte: aquellos destinos que nos sugerían mucha cosas que luego no se cumplen. Esos se merecerán otro artículo más adelante. Lo podríamos titular: “Lo que soñé y no fue” o algo así. Mientras tanto seguimos soñando…también con Ushuaia e Irán, paradas que hará este tren dentro de no mucho tiempo.

      Un abrazo.

  8. Ana Peralta 30 Abril, 2012 at 16:15 #

    Para mí, hay dos destinos que, sin saber muy bien por qué, se me resisten desde hace años y eso que este verano, casi he podido tocar sus fronteras otra vez, después de 12 años.
    Será por el magnetismo, por el eco repetido de los monjes al orar, por ese aire de montaña que corta la piel, pero qué bien sienta! Bután y Tíbet están en mi lista de sueños, de momento, incumplidos.

    Perderme en África, acariciar la arena del desierto de Namibia y dejar que retumben en mis oídos los sonidos de la sabana, está escrito también en mi cuaderno de viajes.

    • JR Álvaro González 2 Mayo, 2012 at 0:35 #

      Pues habrá que cumplir esas etapas tarde o temprano. Para mí Tibet también es un destino soñado, y Bhutan me llama….La verdad es que hay tanto y tan bello por conocer. ¡Que mundo tan maravillosos habitamos.

      Un abrazo.

  9. José Antonio 29 Mayo, 2012 at 22:58 #

    Hola, pues mis viajes soñados no eran precisamente a algun destino o ciudad, sino más bien a vivir algunos eventos deportivos, por lo que los 5 eventos deportivos que quería vivir van relacionados al futbol, y eran la copa del mundo, la eurocopa, la copa america, un juego de champions league y un juego de la copa libertadores, estar presente en al menos un partido en vivo en el estadio de cada uno de estos torneos, ya lo pude lograr, y al mismo tiempo pude conocer lugares con los que soñaba, aunque siempre hay más sueños de viajes por cumplir, dos de ellos es viajar por todo el pacifico mexicano subir por la costa oeste de estados unidos y canada hasta llegar a alaska y de regreso, cruzando el centro de canada y bajando por la costa este de canada, estados unidos y el golfo de mexico hasta el centro de México; el otro recorrer todo México, ambos en carro.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - 10 Abril, 2012

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: El escritor y gran viajero, Herman Melville, describe a la perfección lo que siente el viajero al plantarse ante lo desconocido. Cuenta Melville que existe un lugar olvidado entre colinas llamado metafóricamente “The Hopper”……

Deja un comentario

Todos los derechos reservados